miércoles, 24 de abril de 2013

Historia De Los Hipsters

Los Hipster:

1940-1950


"Hipster" deriva de la palabra "hip". En los años 40, los músicos de jazz usaban la palabra "hip" para describir a cualquiera que conociera sobre la emergente subcultura afroamericana, lo cual incluía conocer de jazz.


Hipsters Teens.
Los miembros de la subcultura fueron llamados "hepcats", un término que luego se transformó en la palabra "hipster". El primer diccionario en listar la palabra hipster fue el pequeño glosario For Characters Who Don't Dig Jive Talk (Jive se refiere a la jerga de los músicos de jazz), publicado en 1944 con el álbum Boogie Woogie In Blue del pianista Harry Gibson, quien actuó como Harry el Hipster. La entrada para hipsters los definía como, "personas que gustan del hot jazz". Al ser una subcultura, este término abarca diferentes concepciones que generalizan la manera de llamar a los movimientos sociales en intelecto del siglo XX en adelante.
En el libro de 1959 Jazz Scene de Eric Hobsbawm (utilizando el seudónimo Francis Newton) describe a los hipsters como dueños de un propio lenguaje, la jerga del hipster. Él escribe "es un argot o canturreo diseñado para apartarse de terceros". Hipster fue también usado en un contexto diferente en ese mismo tiempo por Jack Kerouac, al describir su visión de la Generación Beat. Junto con Allen Ginsberg, Kerouac describió a los hipsters de 1940 "levantándose y vagando por América... holgazaneando y haciendo autostop en todas partes... personas de una especial espiritualidad". 

1990 y 2000


Hipster Mouse.
En el nuevo milenio el término se usa para describir la tendencia hacia lo "alternativo" o "antimoda", moda urbana de clase media o clase alta, gente joven moviéndose de sus barrios al centro de la ciudad. A menudo los hipsters provienen y escapan de barrios o suburbios de clases acomodadas en las urbes a barrios de menor nivel pero más urbanos. En la cultura juvenil, hipster usualmente se refiere a personas jóvenes con el gusto de música alternativa, el skateboarding u otros deportes urbanos, un sentido irónico de la moda o una u otra manera de estilo "bohemio". Son típicamente asociados con la cultura alternativa, particularmente música alternativa, cine independiente o cualquier otra forma de música o cultura non-mainstream, indumentaria sacada de ventas de saldos y ropa usada, comida orgánica, beber cerveza local, escuchar radio pública, u otras elecciones de consumo no habituales. Suele frecuentar cafés culturales, bares pequeños o restaurantes acogedores y sus áreas de trabajo son las creativas, humanas o tecnológicas.
Los hipsters contemporáneos son asociados con un gusto general por la búsqueda intelectual, con un aprecio irónico de las clases inferiores y las subculturas. En 2003, el libro de humor satírico de Robert Lanham The Hipster Handbook afirmó que los hipsters son gente joven con orgasmos latentes.
El término «hipster» también es considerado un estereotipo que fue opacando a la verdadera cultura indie, lo que provoca que se cree un estigma del que ellos quieren escapar para poder presentar libremente su arte.
Christian Lorentzen de Time Out New York afirma que la metrosexualidad es el apropiación hipster de la cultura gay, como un rasgo que fue dejado desde la fase «emo». Escribe que «esa estética son asimiladas, canibalizada en un repertorio de fin sin sentido, desde que el hipster puede construir una identidad en la forma de un universitario, o una lista de reproducción en alternación en un iPod. Él argumentó que «el hipsterismo hace un fetichismo de elementos auténticos» de todo los «movimientos marginados de los post-guerra —Beat, hippie, punk, incluso grunge», y se dibuja «tiendas culturales de cada etnia no mezclada» y «estilo gay,» y que «lo regurgita con un guiño inauténtico». Afirma que este grupo de «personas de 18 a 34 años», que son principalmente blancos, «han debilitado, despellejado y consumido» todo esas influencias. Lorentzen dijo que los hipsters, «en su presente personificación en constante viveza» son «esencialmente personas que piensan que son más geniales que América», también refiriéndolo a ellos como «los asesinos de lo estupendo». También critica como la amenaza original de la cultura ha estado abandonado y ha estado reemplazado con «la forma de una agresión de inexacta pasividad llamado sarcasmo.»
En un artículo de Huffington Post titulado «¿Quién es un hipster?», Julia Plevin argumentó que la «definición de "hipster" permanece opaca para cualquiera fuera de este círculo altamente selectivo y autoproclamado». Afirma que «el punto principal de los hipsters es que ellos evitan las etiquetas y ser etiquetas. Sin embargo, todo ellos visten lo mismo y actúan igual, y se conforman en su no conformidad» para un «aspecto vintage, sensiblero, cuidadosamente cuidado e icónico».
Rob Horning desarrolló una crítica del hipsterismo en su artículo «La muerte del hispter» publicado en abril de 2009 en PopMatters, explorando varias posibles definiciones para el hipster. Reflexionó que el hipster quizás sea la «personificación del posmodernismo como una fuerza gastada, revelando lo que pasó cuando la mezcla y la ironía los cansa como estética», o quizás sea «un especie de intermediario cultural permanente en el último capitalismo hipermediático, vendiendo fuentes alternativas de poder social desarrollado por grupos forasteros, exactamente como los "negros blancos" presentado por Norman Mailer realizado para los hipsters originales y pre-peyorativos —negros...» Horning también propone que el papel de los hipsters quizás sea para «apropiarse de las nuevas formas culturales capitales, entregándolos a la medios de comunicación mainstream en una forma comercial y desnudando a sus inventores... del poder y la gloria».Horning argumenta que «el problema con los hipsters» es la «forma en que ellos reducen la particularidad de cualquier cosa que tu quizás seas curioso sobre algo o invertir en el mismo y triste denominador común de cómo lo "genial" es percibido» como «sólo otro significador de identidad personal». Además, argumentó que el «hipster es definido por carecer de autenticidad, por un sentido de ratraso para la escena» o la forma que ellos transforman la situación en una «escena tímida, algo que otros pueden estudiar y explotar».
Dan Fletcher en Time parece apoyar esta teoría, postulando que las tiendas como Urban Outfitters tiene una cultura hipster, combinada, estilizada y producida por los medios de comunicación con partes de la cultura mainstream, de tal forma que oscurece sus orígenes, su arte alternativo de permanente fuerza y su escena musical. Según Fletcher, «los hipsters se las arregla para atraer un odio único en su intensidad. Los críticos han descrito el grupo vagamente definido como engreído, lleno de contradicciones y, por último, la muerte final de la civilización del oeste». Elise Thompson, un editor del blog angelino LAist argumenta que «las personas que han venido desde los movimientos punk rock de los setenta y ochenta parecen odiar universalmente a los "hipsters"», que ella define como personas vistiendo «modas "alternativas" caras» para ir a los «bares más actualizados, geniales y últimos... [y] escuchar a la banda más actualizada, genial y última». Thompson argumenta que los hipsters «no parecen suscribirse a cualquier filosofía en particular... [o] género particular de música». En su lugar, ella argumentó que ellos son «soldados de la fortuna del estilo» que toman lo que sea que es popular y está en el estilo, «apropiando el estilo» de los movimientos contraculturales pasados como punk, mientras «desechan todo que el estilo significa».
A partir de la obra de Pierre Bourdieu y las teorías de cooptación de Thomas Frank, Zeynep Arsel y Craig Thompson argumentó que para segmentar y cooptar el mercado indie, los medios de comunicación y los vendedores se han dedicado en un «creador de mitos» comerciales y contribuyeron para la formación del discurso contemporáneo sobre los hipsters. Ellos aprobaron este argumento usando un análisis del discurso histórico del término y su uso en la cultura popular basada en el ensayo de Arsel que fue publicado en 2007. Su argumento es que la representación contemporánea del hipster es generada a través de las narrativas de los medios de comunicación con diferentes intereses comerciales e ideológicos. En otras palabras, el hipster es menos que una categoría objetiva, y más que una mitología moderna de influencia mediática, formada ideológicamente y culturalmente que se apropia del campo de consumo indie y finalmente se transforma en una forma de estigma. Arsel y Thompson también entrevistaron a participantes de la cultura indie (DJs, diseñadores, escritores) para entender mejor cómo ellos se sienten sobre ser etiquetados como uno. Sus búsquedas demostraron tres estrategias para la disociación del estereotipo hipster: discriminación estética, demarcación simbólica y soberanía proclamante. Esas estrategias, apoderadas por el estatus de uno en el campo indie (o su capital cultural) permiten a esos individuales a defender sus gustos e inversiones culturales dependientes de la devualante mitología hipster. Su trabajo explica por qué las personas están ostentosamente formando el estereotipo hipster profusamente negando ser uno: la mitología hipster devalua esos gustos e intereses y de esa manera, ellos tienen para distinguirse socialmente de esta categoría cultural y defender sus gustos de la devaluación. Para tener éxito en negar ser un hipster, mientras mira, actúa y consume como uno, esos individuales desmitifica sus existente prácticas de consumo para dedicarse en la retórica y las práctica que diferencia simbólicamente sus acciones del estigma del hipster.
Mark Greif, un fundador de n+1 y un profesor asistente en The New School, en una editorial de New York Times, declaró que el «hipster» es a menudo usado por la juventud de contextos económicos disparejos para lograr una posición social. El pone en duda la naturaleza contradictoria de la etiqueta, y la forma que ninguno piensa de ellos mismo como un hipster: «Paradójicamente, aquellos que usaron el insulto fueron ellos mismo que a menudo dijeron para parecerse un hipster — ellos mismo visten pantalones ajustados y grandes lentes, reunidos en pequeños grupos en grandes ciudades, y miraron por encima del hombro a modas mainstream y "turistas"». Él cree que la dificultad muy citada para analizar el término se contiene de hechos que cualquier intenta hacer para provocar ansiedad universal, desde que «llamó a todos». Como Arsel y Thompson, él partió de la Distinction: A Social Critique of the Judgement of Taste de Pierre Bourdieu para concluir:
Puedes ver cómo un barrio hipster son encrucijadas donde los jóvenes desde orígenes diferentes, todo embutidos juntos, maniobran para sacar ventaja de una posición social. Una estrategia de un subgrupo hipster es criticar a otros como «universitario graduados en artes liberales con demasiado tiempo en sus manos"; el ataque es nivelado en los niños de clase media alta quienes se movieron a las ciudades después de la universidad con la esperanza de trabajar en «profesiones creativas». Esos hipsters son instantáneamente rebajados, embalsados en lugares miserables e ignorados en la jerarquía urbana —pero capaces para usar habilidades de enseñanza universitaria de clasificación, colección y apreciación para generar un cuerpo superior de «cool» cultural.
Evolution Of The Hipster.
Greig pone el término «hipster» en un marco socioeconómico crecido en pequeñas tendencias burguesas de una generación joven insegura de su futuro estatus social. La moda cultural es indicativa de una estructura social con una intensificada ansiedad económica y una disminuida movilidad de clase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada